img2 img2 img2

CÓMO DARLE UN MASAJE A MI PERRO

Consiente a tu perrito con un masaje en casa
Para tu maskota, así como para las personas, recibir un masaje puede ser una experiencia realmente relajante. Manipular de forma correcta su cuerpo, le proporcionará beneficios para su sistema circulatorio y le puede aliviar ciertos dolores musculares.
Antes de empezar el masaje, debes encontrar el sitio adecuado en casa, un lugar firme, tranquilo y cómodo; en caso de que tu perro sea muy pequeño puedes tenerlo en tu regazo.

Este tipo de práctica se debe comenzar manipulando el cuello, con una suave presión al alcanzar la columna vertebral del animal. A los perros les proporcionan especial confianza los movimientos circulares en la base de las orejas. Puedes acompañar estos movimientos con caricias sobre el cráneo y la base de las patas del animal, y con palabras amables. Si notas que tu mejor amigo se relaja, e incluso que deja caer la cabeza hacia delante, habrás acertado con los movimientos y tu maskota lo agradecerá.

Utilizar la palma de la mano abierta para manipular la zona de la cabeza, con movimientos circulares, es otra buena alternativa.
Debes empezar a trabajar la columna de tu maskota colocando el dedo índice y el pulgar en cada lado y explorar las vértebras hasta alcanzar la base de la cola, con cuidado de no ejercer una presión excesiva. Esta zona, como ocurre en el cuerpo de las personas, es delicada.

Beneficios:

Tu mejor amigo peludo se sentirá tranquilo y liberará ansiedad, asimismo mejorará la flexibilidad de sus músculos, algo que puede resultar especialmente beneficioso para los canes deportistas.

Así que manos a la obra, es momento de masajear a tu BFF.