img2 img2 img2

PULGAS Y GARRAPATAS EN PERROS Y GATOS

+KOTA presenta: pulgas y garrapatas en perros y gatos

En épocas calurosas, los perros y gatos son más propensos a contraer pulgas y garrapatas. Por eso, en cuanto notemos la aparición de estos parásitos, es necesario intervenir inmediatamente a nuestras maskotas para eliminarlos y evitar que lleguen a afectar también a otros miembros de la familia. A continuación, te hablaremos un poco sobre ellos.

Las pulgas son pequeñas, de cuerpo alargado, aplanado y duro, tienen 3 pares de patas, con las cuales se engancha de nuestro amigo peludo y se alimentan de su sangre; además, son muy hábiles saltando.

Suelen encontrarse detrás de las orejas, alrededor del ano y nuca, especialmente prefieren los lugares en donde nuestra maskota no alcanza a rascarse.

Algunas enfermedades que nuestra maskota puede adquirir con la mordedura de las pulgas son:
Tenia de perro: Gusano que habita y afecta el intestino. Se contagia cuando al rascarse, el perro se traga una pulga con el parásito.
Microplasmosis: En gatos produce anemia, cansancio, fiebre y pérdida del apetito; en perros afecta los órganos reproductivos, disminuyendo su fertilidad.

Peste bubónica: Esta bacteria se encuentra en África, Asia y Sudamérica, es producida por pulgas que estuvieron en ratas y contagian a perros y gatos.

Tifus murino: Se transmite por pulgas de ratas y gatos que dejan el excremento sobre la piel y la penetra, produciendo fiebre, dolor de cabeza, erupciones cutáneas y escalofríos. En humanos puede provocar peste, tifus y tenia.
Por el contrario, las garrapatas tienen ocho patas, son más grandes que las pulgas y la principal diferencia es que migran constantemente de animal, por lo que incluso pueden llegar también a los humanos. Al terminar de alimentarse con la sangre, dejan sus huevos y buscan un nuevo huésped. Pueden llegar a vivir alrededor de 3 años.

Este parásito puede producir:

Enfermedad de Lyme: Es difícil de detectar, ya que sus síntomas son muy parecidos a los de la gripe y hay que acudir al médico para ser diagnosticado.

Ehrlichiosis: El malestar es parecido al de la influenza, con la diferencia que si no se trata a tiempo puede provocar daños en órganos, convulsiones o coma.

Fiebre de las montañas rocallosas: Esta bacteria es intracelular, se caracteriza por fiebre alta o moderada repentina, dolor de cabeza intenso, fatiga, dolores musculares, escalofríos y erupción en piernas o brazos que se extiende al resto del cuerpo para después migrar a la piel, corazón y cerebro.

Por suerte existen diversos collares, repelentes y ampolletas especiales para nuestras maskotas que previenen la aparición de estos molestos parásitos. Evita poner en riesgo la salud de nuestros amigos con estos productos, puedes encontrarlos en nuestras sucursales fácilmente.