img2

+Kota: Gatos en la CIA

Vamos a imaginar que somos parte de los años 60, Estados Unidos está en guerra y la CIA libra una batalla de espionaje contra la KGB

El Centro de Inteligencia de EU vio muy difícil la competencia contra los rusos y por ello planeó entrenar gatos para que, con dispositivos para escuchar, se filtraran a lugares donde los rusos hablaran acerca de sus proyectos.

Estados Unidos insertó sistemas de escucha miniatura en los gatos, y se aprovechó el largo de su cola para situar la cola.

Este proyecto se llamó “Acoustic Kitty”, gastó millones de dólares y vivió durante cinco años. Pero ¿funcionó la idea de entrenar gatos para espionaje?

El proyecto Gato Acústico tuvo muchos problemas ya que es muy difícil entrenar a los gatos, por lo que la paciencia de los entrenadores terminaba por los suelos. Se dice que una vez terminado el entrenamiento, en una “prueba de campo”, liberaron al gato con los dispositivos de audio y él solo escapó, dejó a la CIA escuchando sonidos de su caminata.

El Centro de Inteligencia explicó que “los factores ambientales y de seguridad que concurren en el uso de esta técnica en una situación real, determinó que para nuestros propósitos usar un gato espía no es viable”

Si tu maskota no te hace caso y no se deja domesticar, no te preocupes, ni la CIA logró entrenar a un gato para que fuera súper espía.