img2

¿ES TU MASKOTA FUMADOR PASIVO?

Te decimos si tu mejor amigo se ha vuelto tu compañero al momento de fumar.

¿Sabías que tu perro también se puede convertir en fumador? Obvio nunca lo verás con un cigarrillo, pero si tú consumes este producto cerca de él, lo vuelves pasivo, esto quiere decir que adquiere las mismas complicaciones de un fumador sin nunca haber probado un pitillo.

Es momento de poner manos a la obra y evitar que tu can tenga complicaciones a futuro. Existen numerosos artículos que hablan sobre esta condición y todos concuerdan que en el caso de las maskotas, el daño por respirar humo de tabaco es mucho mayor que el que podría ocasionarle a una persona.

¿Cuáles son los efectos del humo?

La exposición al humo del tabaco se asocia con enfermedades como cáncer de pulmón y cáncer nasal, linfomas, alergias, enfermedades del ojo, de la piel y problemas respiratorios. Ojo, las maskotas también suelen ingerir los filtros de los cigarrillos e intoxicarse con nicotina; los síntomas de intoxicación por haberlo comido van desde vómitos, diarrea e irritabilidad, hasta temblores. Por ello es de suma importancia no dejar al alcance de nuestros amigos peludos ninguna clase de tabaco.

¿Cómo evitarlo?

Fuma fuera de casa, hazlo al aire libre, en el patio, en el balcón o en la puerta de tu hogar. Si ninguna de estas opciones es viable para ti, es necesario que ventiles tu casa a diario y varias veces al día, también puedes adquirir un purificador para brindarle “aire puro”.
Nota:

Los perros de hocico largo son más propensos a desarrollar cáncer en la trufa y en área de los senos nasales, ya que sus narices tienen una superficie mayor que está expuesta, mientras que los de hocico mediano-corto son más propensos a desarrollar cáncer de pulmón.
El cáncer en nuestras maskotas es tratable y hasta curable cuando se realiza un diagnóstico oportuno, por ello en +KOTA recomendamos visitar al veterinario con regularidad, sobre todo cuando se presentan síntomas de una posible enfermedad.

Tener una maskota es una gran responsabilidad, está en nosotros cuidarla y brindarle el entorno necesario para que pueda vivir sana y feliz. Antes de prender un cigarro piensa en el daño que le puedes estar provocando a tu mejor amigo.