img2 img2

CUIDADOS BÁSICOS DEL ERIZO TERRESTRE

+KOTA presenta: los cuidados básicos del erizo terrestre

Al considerar tener un erizo terrestre por maskota, debes pensarlo muy bien, ya que además de ser una especie exótica, necesita muchos cuidados y sobre todo, paciencia.

Antes que nada, toma en cuenta que el cambio de su antiguo hogar al tuyo es algo nuevo y debe conocerte; te recomendamos cargarlo o colocarlo sobre tus piernas durante 10 o 15 minutos al día para que comience a reconocerte y se acostumbre a tu olor, también puedes introducir en la jaula una playera que hayas utilizado con el mismo fin; realiza estos pasos diariamente por lo menos un mes, al principio se hará “bolita”, pero con el tiempo tendrá más confianza y te permitirá tener contacto con él.

Es un animalito nocturno, así que el lugar en donde va a vivir debe ser silencioso y tranquilo. Gusta de estar solo y requiere un espacio grande para poder ejercitarse, por lo que su jaula debe medir al menos 45×60 cm, es recomendable que la parte superior pueda cubrirse, al erizo le encanta trepar y podría escaparse. Además, el suelo debe tener una superficie lisa, sus patitas son muy delicadas y puede lastimarse o fracturarse con facilidad. Hay que acondicionar la jaula en secciones importantes: un área con juguetes, pelotas, accesorios y una rueda de ejercicio para su entretenimiento; otro espacio para que haga sus necesidades; también necesita un lugar para descansar, otro para esconderse y pueda sentirse seguro y por último, una bandeja con alimento.

Sólo come una vez al día, de preferencia aliméntalo al atardecer con una ración moderada de croquetas, ya que tiende a padecer sobrepeso. Puedes variar su dieta con trozos deshuesados de pollo, huevo duro, frutas, verduras e insectos, pero recuerda darle en pocas cantidades.
Necesita limpieza regular en oídos, dientes y cuerpo; además, es importante visitar al veterinario constantemente y estar al tanto de cualquier anomalía que llegue a presentar.Mantenlo con una temperatura de entre 20ºC y 25ºC . Si ésta es menor, puede entrar en estado de hibernación llegando a provocar neumonía e incluso la muerte; por otro lado, si es mayor, es posible que le cause estrés.

Si después de leer los cuidados que requiere un erizo como maskota sigues convencido de tener uno, ¡felicidades! Disfrutarás mucho la compañía de este pequeño.